Aunque ahora me haya convertido en una especie de referente (y no lo digo yo sino la Wikipedia), tengo que confesar que no siempre estuve igual de interesado por el porno. Corría finales de los 80 y mi efervescencia hormonal era la propia de un chaval de quince años sin embargo todo el material pornográfico que había pasado por mis manos (básicamente las cintas VHS que había incautado en el dormitorio de mis padres y las revistas con páginas pegadas que me había prestado algún amigo) no me resultaban especialmente estimulantes. Pero en junio de 1990 comenzaron las emisiones de Canal+ y, gracias a sus míticas películas de los viernes noche, poco a poco entraron en mi vida gente como Andrew Blake o Michael Ninn descubriéndome un nuevo y excitante mundo repleto de mansiones, coches de lujo y mujeres despampanantes.

Años después, en 1996, un amigo me convencería para visitar algo llamado Festival Internacional de Cine Erótico de Barcelona donde, aparte de codearme con reputados iconos del género como Luca Damiano, Rocco Siffredi, Nina Hartley o Jenna Jameson, tuve mi primer contacto con la incipiente industria porno española. Lamentablemente por aquel entonces mis motivaciones estaban más enfocadas en la posibilidad de tocar tetas que en otra cosa y, dado que Internet todavía estaba en pañales, la única información que fui capaz de retener fueron algunos nombres y otro par de detalles inconexos.

Así que ya lo ven, señores: soy un fraude.

Aquí el menda siendo un fraude en el FICEB ‘2004

Con objeto de redimirme y dar consistencia a mi bagaje pornográfico recientemente ha llegado a mis manos el libro ‘ExXxpaña: Historia del cine porno español‘ (Glénat, 2005) escrito por Paco Gisbert y Manuel Valencia, probablemente los dos periodistas que más entienden del tema en nuestro país. La obra, que dedica gran parte de sus 144 páginas a facilitar información de los artistas más destacados del momento (como María Bianco, Carmen Vera, Eva Morales, María de Sánchez, Salma de Nora, Sophie Evans, Max CortésToni Ribas, Torbe, Ramón Nomar o Nacho Vidal entre muchos otros), hace una detallada retrospectiva sobre la evolución del cine X en España, desde las primeras películas mudas en los años 20 (atribuidas a un encargo del mismísimo rey Alfonso XIII) hasta el nacimiento de un star system propio a principios del 2000, sin olvidar acontecimientos tan significativos como el destape, la legalización de las primeras salas X o el nacimiento del FICEB, ni personajes tan relevantes como los directores Jess Franco o Jose Mª Ponce.

Una buena recomendación para aquellos que deseen iniciarse en la materia sin complicarse demasiado la vida o que, como yo, tenían algo de idea pero les faltaba rellenar huecos. Sin embargo tengo que admitir que le he encontrado una gran pega, ¡se hace corto!. Es por eso que desde aquí lanzo un reto a los autores y a todas las editoriales interesadas: ¿qué tal una continuación extendida y actualizada?. En estos doce años la industria española (y en general) ha cambiado notablemente y hay personas que por méritos propios se han ganado el derecho a dejar su nombre documentado para la posterioridad. ¿Qué opináis? Yo lo compraba…

Por cierto ‘ExXxpaña: Historia del cine porno español‘  está descatalogadísimo y solo se puede encontrar en sitios de coleccionismo o venta de segunda mano.

Agradecimientos especiales | Alex Salgado