Mucho se está hablando estos días sobre el desnudo de Pilar Rubio en Interviú. Que si en su día la presentadora cedió las fotos, que si la revista las ha publicado sin su consentimiento, que si ella cobró por posar, que si van a acabar de juicios… mil y una vueltas para darle bombo a una historia que no tiene demasiado donde rascar.

Las imágenes del reportaje muestran a una joven Pilar, antes de hacerse famosa en el “Sé lo que hicisteis…“, unas fotos de factura técnica bastante deplorable en las que enseña teta y donde un tipo con guantes negros se podría haber metido las manos donde te dije. Un fiasco.

Originalmente os habia colgado la foto que consideraba más destacable del reportaje, para que comprobárais de lo que os hablo, pero he recibido un correo muy simpático de los abogados de Interviú solicitándome amablemente que la retire, y como que no está el horno para bollos… (a ver si el FBI me va a cerrar el chiringo como a Megaupload…).

Os dejo con la portada, que legalmente es lo único que me permiten; se ve menos peras pero para compensar hay el doble de guantes.

La chica está tremendérrima, eso es impepinable, pero (ahora mucho más que antes) sigo prefiriendo las imágenes de Rebeca Saray de su libro ‘In Requiem’, aunque me la saque moribunda, taciturna y bañada de sangre (y que además estoy convencido que ella no me echaría la caballería encima por hacerle publicidad gratuita)…